Nos vemos mañana

Por Agustín “Colo” Aguirre (Corresponsal LBD en Mar del Plata)

Tanto Quilmes como Peñarol ganaron sus respectivos partidos en la antesala del segundo clásico de la primera fase. El “Cervecero”  triunfó ante Argentino de Junín por 76 a 67 con 30 puntos de Baxley, mientras que el “Milrayita” le ganó de visitante a Bahía Basket  77 a 66 con 27 puntos del interminable “Leo” Gutiérrez. Foto gentileza www.ligateunafoto.com

Mucho Baxley, poco Quilmes

Quilmes no jugó bien, pero ganó y se encamina al Super 8 que se realizará en Mendoza. El primer cuarto fue muy desordenado de parte de los dos pero con mucho gol  y se lo llevo Quilmes con un brillante Walter Baxley Imparable La defensa de Argentinos que quemo todas las tácticas posibles para frenarlo pero no pudo. El único extranjero del cervecero hizo 12 puntos con 4/5 de campo y 4/4 en libres.

Argentino tuvo problemas iniciales cuando Andrés Landoni (de alero titular) se cargó con tres faltas en apenas 5 minutos para que lo reemplace Emiliano Basabe. El “Turco” se apoyó casi exclusivamente en lo que podía hacer Marcus Melvin (9 puntos) quien le ganaba en la marca a Maximiliano Maciel.

A falta de 1:15 para que termine el primer cuarto volvió a jugar Diego Romero, después de perderse 9 partidos de esta primera fase por una lesión en la rodilla.

Argentino inició mejor el segundo y plantado en zona en su canasto. Quilmes no encontró puntería a distancia (1/8 triples en el PT) pero encontró soluciones mediante la tarea de Baxley y su efectividad colectiva desde la línea de libres.

El partido se apagó, bajó claramente el goleo y el negocio fue para Quilmes que controló a Melvin y sólo sufrió algunas apariciones de Lucas Pérez para irse al entretiempo arriba por 37-36.

En el tercer parcial Quilmes inició mejor sacando ventajas con su mejorada defensa y los puntos que por fin llegaron con sus internos (45-38). Capelli frenó el juego con un minuto y su equipo mejoró mucho con Anthony Myles sacando diferencias en el uno contra uno ante Ghersetti. Entre los dos extranjeros de Argentino sumaron 10 de los 13 puntos que tuvo su equipo en el cuarto.

Quilmes que se perdió por largos minutos en el ataque ante la salida de Sahdi por tercera falta (no jugó Lucas Ortíz) estuvo sumando puntos solamente mediante la línea de libres (9/10), pero sin juego. No obstante con su defensa y la aparición final de Baxley aprovechó para sacar 8 en el cierre del tercer cuarto (57-49) con parcial 9-0 en los últimos dos minutos y medio del segmento.

En los últimos diez minutos de partido Baxley metió una “bomba” de tres para que Quilmes saque la máxima de once.  Salvo unas pequeñas imprecisiones en el final, el segmento no tuvo mayores preocupaciones para los de Mar del Plata. Argentino se quedó sin armas y Romero aprovechó para tomar confianza y sumar rodaje. Quilmes ganó y espera el clásico de mañana como local en el “Poli”.

Síntesis

Quilmes (76): Fabián Sahdi 7, Walter Baxley 30, Federico Marín 13, Maximiliano Maciel 11 y Mario Ghersetti 4 (FI) Diego Romero 8, Facundo Piñero 3, Tayavek Galizzi 0, Tiago Moledous 0. DT Leandro Ramella.

Argentino (67): Franco Balbi 9, Marcos Saglietti 4, Andrés Landoni 2, Marcus Melvin 20 y Anthony Myles 18 (FI) Emiliano Basabe 2, Lucas Pérez 9, Julián Aprea 2 y Juan Cangelosi 1. DT Adrián Capelli.

Parciales: 25-21, 37-36, 57-49, 76-67.

Ganó y volvió “Facu”

Peñarol triunfó en Bahía con mucho oficio y más ganas que juego luego de quedarse afuera del final four de la Liga Sudamericana. Pero lo más importante para el “milrayita” fue la vuelta de Facundo Campazzo luego de 25 días.

Es que el equipo del “Tulo” Rivero, si bien comenzó el partido con un parcial de 5 a 0 con un doble de Leiva y un triple desde la esquina de Ibarra, luego volvió a sufrir esas lagunas que tiene desde la lesión de Campazzo y padeció una ráfaga de 8 a 0 de los bahienses. Entonces, ante la necesidad de imprimir velocidad a los ataques e intensidad en la defensa, entró Campazzo.

En ese sentido, en un cuarto inicial plagado de imprecisiones, de baja efectividad en cancha, Gaynor con una bandeja adelantó al local (13-11), pero enseguida reaccionó Peñarol sobre el final con una “bomba” de Ibarra y otra de un tal Gutiérrez sobre la chicharra para sacar una diferencia de 16 a 20.

El segundo chico ,Fernando Rivero buscó darle descanso a su quinteto inicial, estos lo tuvieron por un corto lapso, ya que la intensidad en ambos costados del campo que propuso el local (muchas veces no bien resuelta) terminó por marear a sus dirigidos, dejándolos cuatro tantos abajo, 28 a 24, al entrar a los tres minutos finales.

Fue así que de un abrir y cerrar de ojos  entraron, Leiva, Campazzo y Johnson, manteniendo únicamente a Boccia (salieron Fernández, Ibarra, Weigand y Sosa); consiguiendo con ello el golpe de timón buscado.

En 2:30  Peñarol metió un parcial de 11-0, para estar 35-28 arriba, distancia que quedaría en cinco (30-35) al momento de encarar el descanso largo, con la preocupación de no haber obtenido en esos 20 minutos puntos desde el banco.

Sin embargo, lo mejor del “Milrayita” fue a la salida del descanso. No sólo porque Peñarol ganó el tercer cuarto por 28 a 15, sino por la forma en que lo hizo. Defensivamente estuvo impecable en los primeros cinco minutos y ofensivamente encontró variantes de todos los colores. Los que llevaron la lanza en ataque fueron Boccia y Gutiérrez, quienes anotaron diez puntos cada uno en el cuarto.

Algo para destacar en Peñarol fue su prolija tarea en ataque, con buena movilidad de pelota, manejando completamente los hilos del encuentro algo que no se venía  viendo en la peña desde la lesión de Campazzo.

Peñarol jugaba y era feliz, de movida, entonces, metió un parcial de 24 a 7, para que, con un triple de Marcos Juárez, el “Milrayitas” sacara una máxima de 24 unidades (35-59).

El único que mantuvo en juego a Bahía fue el pivot de 22 años George Blakeney, quien anotó diez unidades en el parcial, cuatro de ellos desde la línea de libres, sacando faltas importantes ante una endeble defensa de Gabriel Fernández.

De movida en el último cuarto fue Nocedal quien tomó la manija de Bahía, metiendo 6 puntos seguidos y descontar seis tantos en dos minutos y medio (54-66), obligando a Rivero  solicitar un tiempo muerto.

Primero reingresó Campazzo y luego volvió al ruedo Ibarra para plantar una doble base y brindarle recursos a una ofensiva que había ingresado en una meseta. El elenco bahiense, que era más ganas que básquet, no pudo marcar la diferencia, y el cotejo vio dos minutos de tanteador inamovible.

Con libres de Gutiérrez, Peñarol retomó los 14 de luz (54-68), en una distancia cómoda parael visitante, e imposible  para el dueño de casa pese a las variantes implementadas.

Un triple de Clark achico el margen a ocho (66-74) con 57.5 por delante, y acto seguido el anfitrión buscó con la presión seguir recortando la brecha, pero Campazzo simplificó la salida y echó por tierra las ilusiones de sus adversarios.

Ahora Peñarol descansa y espera el clásico de mañana en el polideportivo desde las 21:30, con un claro objetivo entrar al Super 8.

Síntesis

Bahía Basket (66): Diego Gerbaudo 15, Matías Nocedal 9, Mateo Gaynor 6, Ivory Clark 6 y George Blakeney 14 (inicial); Franco Amigo 2, Lisandro Rasio 6, Gonzalo Martínez 2, Gastón Whelan 2 y Lucio Redivo 4. DT: Sebastián Ginóbili.

Peñarol (77): Matías Ibarra 9, Kejuan Johnson 7, Adrián Boccia 14, Leonardo Gutiérrez 27 y Martin Leiva 13 (inicial); Axel Weigand 1, Facundo Campazzo 4, Isaac Sosa 2 y Gabriel Fernández 0. DT: Fernando Rivero.

Parciales: 16-20 / 30-35 / 45-63.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
(Visited 20 times, 1 visits today)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>