Para no perder la costumbre

Por Agustín “Colo” Aguirre (Corresponsal LBD en Mar del Plata)

El “Milrayita” se quedó nuevamente con otro clásico, el 102 de la historia, tras ganarle a Quilmes 82 a 79 en un final para el infarto. Leiva con 17 puntos y 20 rebotes la figura del ganador, mientras que Baxley sumó 27 tantos transformándose en la principal arma del “cervecero” en ataque. Foto gentileza www.lacapitalmdp.com

Quilmes tuvo un primer cuarto casi perfecto. Eso sí  comenzó perdiendo 9 a 4, con un triple de “Leo” y de Campazzo y una falta y doble de Leiva. Pero se recompuso del mal arranque básicamente con su ataque. Porque Peñarol siguió encontrando huecos para anotar hasta sumar 22 puntos en los primeros 10 minutos.

El cervecero cosecho en este cuarto 27 puntos gracias al gran trabajo de Marin y de Maciel, pero sobre el final del primer cuarto por primera vez Peñarol ensayó una zona que 2-3 que luego repetiría a lo largo del juego en diferentes oportunidades. La idea era que Quilmes  intento caer en tiro de tres puntos y negarle los rompimientos arma fundamental de Quilmes en el juego de 5 vs 5.

Para el segundo Peñarol metió un parcial de 9 a 0 para pasar al frente 27-31 en 2 minutos y medio. Allí mucho tuvo que ver Adrián Boccia quien lució imparable, por movilidad y certeza (6/6 en dobles en el cuarto) bien acompañado por Martín Leiva que de apoco se iba convirtiendo en figura debajo de las tablas.

Boccia fue tan descomunal que él solo marcó la diferencia en un partido equilibrado. Quilmes usó a Baxley para anotar (7 puntos) y algo de Marín pero no tuvo un buen ingreso de Ortíz que erró un par de bandejas muy forzadas . Quilmes sin Sadhi y con Ortíz muy flojo se quedó sin juego. No obstante el bajón ofensivo Quilmes se puso 41-43 a falta de 40 segundos pero un libre de Leo y un doble de Leiva contra la chicharra le dio la ventaja a Peñarol 41-46 al cierre del primer tiempo.

En el tercer cuarto Peñarol dominó los primeros pasajes del segmento con Boccia de escolta que se posteaba ante Baxley sacando claras diferencias físicas. Pero Quilmes ajustó la defensa y empezó a ayudar cada vez que la pelota era de Boccia.

En Quilmes apareció el “Faca Piñero” con dos triples seguidos desde el eje de cancha para darle vida al cervecero y una buena penetración de Ghersetti desafiando a Leiva para que empate el partido en 57 cuando lo corrió de atrás todo el parcial. El cierre del tercer partido los encontró igualados en 61 y con todo por definirse.

Pero el arranque del tercero no fue todo color de rosa para el “cervecero” porque una falta antideportiva sobre Leiva Peñarol facturó los dos libres para sacar siete (61-67).  Ramella pidió tiempo para volver a ordenar a Quilmes pero el cervecero seguía  con ataques trabados donde le costaba horrores conseguir un tiro medianamente claro, Peñarol sin embargo de la mano de Boccia saco la máximo diferencia del cuarto que era de 8 (63-71) pero el “Tricolor” metió un parcial a favor de 8-2 (71-73) para meterse de nuevo en el juego.

Sin dudas fue un juego de apariciones, porque reaccionó Peñarol con un triple de Campazzo y doble de Leiva (71-78) y parecía que Peñarol quebraba el partido ahí mismo. No obstante Ramallo le pitó una falta dudosa a Johnson sobre el tiro Baxley que el extranjero protesto de manera excesiva y se ganó el técnico y Quilmes facturó los 4 tiros libres que seguidos de un doble de Romero (77-78) metió otra vez al juego para el infarto.

El cervecero jugó su chance final con Romero de pivote y Piñero de ala pivote pegado en la marca a “Leo” Gutiérrez haciendo un gran trabajo. Leo no tuvo forma de despegarse de la marca, forzó casi todo lo que hizo y tampoco lo liberaron. Se le pegaron a Boccia para que no lastime más (sin puntos en el último cuarto)

Como fue el cierre, pura perdida, Peñarol perdió dos de los últimos cuatro ataques y Quilmes 3 de los últimos 4. Demasiados errores para un equipo que desea ganar. Piñero se apuró con un tiro de tres puntos (todos los jugadores de Peñarol con 4 faltas los últimos dos minutos). Quilmes carece de un líder natural para hacerse cargo de la última bola, cosa que a Peñarol le sobran con Campazzo y Gutiérrez. Apareció Campazzo, quien a pesar de dar ventajas desde lo físico entendió que la jugada del final era para él, desafío en el uno contra uno a Romero y con un tiro forzado, en suspensión y con tablero puso el 82-79 a falta de 11 segundos. Quilmes intentó todo en el cierre pero el triple de Romero quedó corto y fue asunto terminado.

Síntesis:

Quilmes (79): Fabián Sahdi 9, Walter Baxley 27, Federico Marín 13, Maximiliano Maciel 5 y Mario Ghersetti 8 (FI) Diego Romero 4, Facundo Piñero 13, Lucas Ortiz 0 y Tiago Moledous 0. DT: Leandro Ramella.

Peñarol (82): Facundo Campazzo 14, Kejuan Johnson 4, Adrián Boccia 26, Leo Gutiérrez 14 y Martín Leiva 17 (FI) Matías Ibarra 0, Axel Weigand 7(x), Gabriel Fernández 0 e Isaac Sosa 0. DT: Fernando Rivero.

Parciales: 27-22; 41-46 y 61-61.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
(Visited 22 times, 1 visits today)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>