Con hambre de gloria

Por Gabriel Torres (Hockey sobre Césped para LBD)

La Liga Mundial versión masculina llegó a su fin con un conjunto argentino que faltando tres minutos y medio se hubiese consagrado campeón en Malasia. Lamentablemente Los Leones cayeron 4 a 2 ante del equipo teutón. De cualquier forma gran actuación del equipo del “Chapa” Retegui el cual estará presente en las próximas citas internacionales de importancia.

La victoria se escapó de los colmillos

Que el equipo masculino de hockey sobre césped tuvo su mejor campeonato no era novedad. Que el ex técnico de las leonas, Carlos Retegui, tuvo la visión de que este equipo es uno de los mejores conjuntos que el hockey masculino supo dar en muchos años. Que el hambre de gloria de este equipo no tiene techo. Son algunas de las razones para que Argentina ponga al gran número uno del mundo en este deporte bajo sus garras y jugueteara con una Alemania hasta casi conseguir el triunfo y la gloria infinita.

Una «semi» sin problemas

Casi sin pensarlo, argentina estaba con un marcador de 3 a 0 ante una Inglaterra que no tuvo ideas para contrarrestar el gran partido que Los Leones (conjunto que se llamará así desde ahora) supieron tener con mucho trabajo de presión acompañado con el gran momento de muchos de sus jugadores. Primero fue Facundo Callioni con gran jugada para convertir a los 3 minutos de haber comenzado el encuentro de un desvío que se colgó en el arco inglés.

El segundo vino del palo de Garreta cuando luego de una gran acción de presión del equipo nacional vino el pase que el mismo supo capitalizar para recibir una pared y convertir el segundo tanto argentino del partido.

Habían pasado solamente 7 minutos y Los Leones estaban arriba sin pensarlo. A los 11 minutos vino un córner corto para Peillat, el gran cañonero que tiene Argentina y destruyó el arco de Pinner, el arquero inglés. Tuvieron que pasar al segundo tiempo para que recién los ingleses desde un córner corto pudieran acercarse al marcador con el tanto de Catlin que no le sirvió para nada ya que Argentina siguió controlando el marcador hasta el final.

Alemania se pegó el gran susto

El partido casi perfecto del equipo argentino quiso que esos errores que se pueden cometer en un partido normal, los alemanes hicieron gala de su nivel al exprimir las pocas ocasiones que el conjunto nacional tuvo equivocándose. Es que una Argentina con hambre de gloria se medía con el campeón del mundo y el cuatro veces campeón olímpico.

El mejor partido se vio en esta final del domingo 7 de julio. Un equipo alemán que hizo gala de su productividad en la velocidad de la pelota para que se llegue rápido al arco defendido por el gran arquero Vivaldi. Por el lado argentino, la gran calidad técnica de sus jugadores hizo que Alemania no pudiera nunca estar segura de su defensa ya que los uno contra uno que era explotados por los argentinos, siempre sacaban ventaja para llegar al área rival.

Pero el campeón es el equipo teutón que supo aprovechar un mal repliegue argentino y empezó con ventaja en su marcador por un gol de desvío de Zeller faltando doce para que cierre el primer tiempo. Pero Argentina tenía al mejor lanzador de córner cortos del torneo y del cañon de Peillat llegó la igualdad.

Nuevamente los alemanes se pusieron en ventaja con un palazo del 23, Fuchs que a quemarropa pudo vencer a Vivaldi. Pero Los Leones tenían un as entre sus garras y ya terminando la hora del primer tiempo, Matías Paredes hizo un golazo cambiando la dirección de la bola y venciendo al arquero alemán.

El segundo tiempo fue durísimo ya que Argentina siguió manteniendo la presión y los alemanes no pudieron hacer nada hasta que faltando cuatro minutos, vino un córner corto (el único del partido para el equipo teutón) que hacía presuponer una gran concentración para que no saquen ventaja de esa acción.

Argentina pudo contrarrestarlo y sacaron la bola a un costado. De ahí vino un bochazo largo que la defensa argenta no pudo interceptar y se coló entre el área para que solamente poniendo su palo, Fuchs nuevamente puso la ventaja matadora.

Así las cosas, Los Leones salieron a matar o morir y con todo el equipo lanzado al ataque perdieron una pelota y se vino el cuarto gol de una Alemania que casi sin merecerlo se quedara con la victoria. En la estadística del partido quedará que el conjunto nacional tuvo un mayor porcentaje de posesión de bola, muchos más tiros al arco y córner cortos a favor.

Igual el objetivo estaba cumplido

En este torneo, Argentina consiguió meterse en el mundial de La Haya que se jugará el año que viene, pudo meterse en la final de la liga y jugar con los siete mejores del mundo. Ese torneo se llevará a cabo en el mes de enero en la India. Salió subcampeón de esta segunda semifinal de la liga. Un haber redondo que si esperamos un poco más, este conjunto dará mucho que hablar.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.