River, el nuevo rey de América

RiverPor Martín Velasco (Corresponsal LBD en Córdoba). El conjunto de Marcelo Gallardo, acompañado por una multitud, goleó 3-0 a Tigres, el candidato de muchos, y obtuvo la tercera Copa Libertadores de su historia. Alario, Sánchez y Funes Mori gritaron los goles que pusieron al Millonario en lo más alto del continente.

Pese a haber sido uno de los peores clasificados en la fase regular, River afrontó las series eliminatorias de la mejor manera, con el temple que lo caracteriza en ese tipo de instancias. Primero fue Boca, en octavos, al que dejó en el camino tras suspenderse el cruce por el famoso «gas pimienta». Igualmente, con tres tiempos de 45` disputados, habían sido los de Núñez dominadores del superclásico.

En cuartos llegó Cruzeiro, para muchos el «cuco». El 1-0 logrado por los brasileños en Buenos Aires hacía presagiarles una cómoda clásificación, pero en Belo Horizonte se vio quizás el mejor repertorio Millonario para conseguir un histórico 3-0 como visitante que lo metía en semifinales luego de 10 años.

El rival era Guaraní, que venía de dejar en el camino a Corinthians y Racing, apuntándose como la sorpresa del certamen. La ida fue 2-0 para los del Muñeco, en el Monumental, y 1-1 en el juego disputado en el Defensores del Chaco. Ahora si, el sueño de muchos estaba cada vez más cerca.

Llegó la primera final, en Monterrey, donde River debió adaptarse al intenso calor de la ciudad. A pesar de sufrir algunos embates de Tigres, soportó las adversidades y logró un importante 0-0. Ya en casa, una semana después, la fiesta se hacía presente en las tribunas. El recibimiento, impresionante por donde se lo analice, hacía presagiar una noche de gloria para el local.

Cuando se moría la etapa inicial, Leonel Vangioni se sacó dos hombres de encima y lanzó un preciso centro para la cabeza de Lucas Alario, el joven que llegó al club para anotar goles importantes. Con ese 1-0 se fueron a los vestuarios.

En el complemento River liquidó el partido, primero con el penal convertido por Carlos Sánchez y luego a través de un testazo de Ramiro Funes Mori tras una tiro de esquina ejecutado a la perfección por Leonardo Pisculichi. El 3-0 daba muestras claras de dominio y ambición por parte del dueño de casa.

El pitazo final desató la euforia de un pueblo riverplatense que tuvo que esperar 19 años para levantar nuevamente la Copa Libertadores, aquella vez en las manos de Enzo Francescoli. Hoy, casi dos décadas más tarde, fue el turno de Marcelo Barovero y Fernando Cavenaghi, uno convertido en pilar y otro retirándose de la institución con la gloria máxima.

Para Gallardo, en tanto, significó su tercer título desde que se convirtió en el Director Técnico del equipo, luego de consagrarse en la Sudamericana 2014 (también dejando en el camino a Boca) y la Recopa sobre San Lorenzo.

Este martes, ante el Gamba Osaka, buscará seguir aumentando su palmarés cuando dispute la Suruga Bank.

LOS GOLES:

LOS FESTEJOS:

488 veces leída
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.