Un Pirata de primera

Por Martín Miguel Velasco (Corresponsal LBD en Córdoba)

Se acerca el final del 2012 y Belgrano termina uno de los mejores años de su historia que, entre los hechos más destacados, incluye la consolidación en la máxima categoría, el orden institucional y el reciente tercer puesto conseguido en el Torneo Inicial. En esta nota, LBD hace un repaso con la gran labor del conjunto de Alberdi.

Pensar que un equipo cordobés podía llegar a ubicarse en los primeros planos del fútbol nacional resultaba, por lo menos a simple vista, muy complicado, sobre todo por la decadencia en la que había ingresado el deporte de la Docta durante estos últimos años. Pero con trabajo prolijo, manteniendo un proyecto a largo plazo y confiando en sus dirigentes, cuerpo técnico y jugadores, Belgrano logró ser esa figura que la provincia mediterránea tanto anhelaba.

Al ya conocido ascenso conseguido frente a River hace más de 18 meses, el Pirata le sumó un nuevo capítulo durante el corriente año calendario: subirse al podio en un torneo de Primera División. Este tercer puesto llevó a la B a convertirse en uno de los equipos más respetados, y hasta temidos, por el resto de los participantes del campeonato nacional (Como muestra concreta basta con saber que fue el único conjunto que derrotó a los cinco “grandes”, y varios de ellos en condición de visitante).

A su vez, generó una expectativa mediática nunca antes vista por estos pagos, cotizando en bolsa a jugadores que hasta hace unos años solo soñaban con vestir alguna camiseta de la máxima división y hoy son considerados como posibles refuerzos de conjuntos destacados, caso Chiqui Pérez y Lucas Melano, que suenan en Boca, o Juan Carlos Olave, sondeado por emisarios del exterior.

El boom Belgrano incluyó también ser el segundo equipo que más entradas vendió a lo largo del último Torneo Inicial, solo por detrás del Xeneize, dejando en el camino a River, Newell´s y San Lorenzo, entre otros. Esto se debió a la solidez presentada por los del «Ruso» Zielinski a lo largo de su participación en el torneo, con grandes actuaciones colectivas e individuales, tal vez carentes de juego vistoso pero mostrando siempre superioridad frente al rival de turno, con presión, orden, entrega y efectividad en el arco contrario como máximas virtudes.

De la mano del aspecto futbolístico, en el que los de Alberdi además consiguieron alejarse de los puestos de descenso, estos objetivos se hicieron posibles gracias a la excelente gestión de Armando Pérez al frente del Celeste, quién logró hace algunos años atrás que los Piratas dejaran de ser una gerenciadora y volvieran a convertirse en un club plenamente manejado por sus socios.

Con el deseo de seguir creciendo y convertirse nuevamente en protagonistas, Belgrano comenzará el 2013 sabiendo que se puede ser un club “chico” en infraestructura, historia y presupuesto, pero que con trabajo como el realizado durante este año se puede aspirar a otras metas, tales como las propuestas de clasificar a alguna copa internacional y seguir mezclándose entre los mejores equipos del país.

347 veces leída
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.