Una victoria inútil (17 de febrero de 1981)

1981 Brazilian Grand Prix

La reciente desaparición física de Carlos Alberto Reutemann disparó rápidamente una gran idea por parte de nuestro hombre en España. Daniel Campos realizó un trabajo escrito sobre la Fórmula 1 Internacional. Durante un tiempo y a modo de homenaje espiaremos los capítulos que involucran al «Lole» y su rica historia deportiva. Segunda entrega.

En el circuito de Kyalami, apenas diecinueve autos tomaron la salida del Gran Premio de Sudáfrica, en la que se suponía era la primera fecha de la temporada de 1981.

Se trataba de otro capítulo más de la guerra civil entablada entre la F.I.S.A. y la F.O.C.A. (ver 1 de junio de 1980). Los equipos bajo la órbita de la asociación que dirigía el inglés Bernie Ecclestone, se decidieron a correr, en cambio, las escuderías llamadas legalistas acataron las directivas de la Federación Internacional.

Fue así que Alfa Romeo, Ferrari, Osella y Renault no alinearon sus autos en el trazado sudafricano. La carrera se largó a pesar de la amenaza de Jean Marie Balestre, hombre fuerte de la FISA de declarar ilegal la prueba.

Carlos Reutemann con Williams Ford fue el ganador, tras un gran trabajo de estrategia. La pista estaba anegada por la lluvia que cayó por la mañana sobre el circuito. El argentino se jugó sus opciones de victoria al salir con neumáticos para seco.

Llegó a colocarse en la octava posición, hasta que la pista comenzó a secarse y en gran remontada cruzó la línea de meta en primer lugar. Pero tanto esfuerzo de hombres y máquinas fue en vano.

La suerte de este Gran Premio de Sudáfrica se terminó de decidir en los despachos de París. Tras interminables horas de reunión se acordó que en esta competencia, no otrogarían puntos para el Mundial de Conductores.

La “primera” prueba del campeonato comenzaría oficialmente un mes más tarde en Long Beach, donde otro Williams Ford vencería, esta vez conducido por Alan Jones, en el Gran Premio de los Estados Unidos de la Costa Oeste.

Ese año, 1981, vio cómo Reutemann perdió el título por apenas un punto a manos del brasileño Nelson Piquet.

Esa lejana victoria inútil en tierras africanas sonaba a una burla del destino.

388 veces leída
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.