Digno papel

Por MZL Deportes.com

El Real Madrid cumplió con la lógica, superó a San Lorenzo en la final del Mundial de Clubes y alcanzó la línea de Boca y Milan con 18 títulos internacionales. El ‘Ciclón’ hizo un gran partido pero penó por errores propios que fueron capitalizados por su rival. Orgullo de toda la parcialidad azulgrana.

“Es una misión imposible”. “No hay forma de que San Lorenzo traiga la copa”. Frases que redundaban en el ámbito argentino ante tamaño desafío para el equipo de Edgardo Bauza.

El ‘Ciclón’, campeón de la Copa Libertadores de América 2014, venía de superar al sorpresivo Auckland City por 2-1 en la prórroga con gol de Mauro Matos y soñaba con dar el gran golpe ante el poderoso Real Madrid monarca de la Champions League 13/14, campeón de invierno de la liga española y progenitor de un récord superior a las 20 victorias consecutivas.

A pesar que parecía simple no les fue fácil a los españoles. Es que el equipo albiceleste, apoyado por las más de 10 mil almas que colmaron el estadio de Marrakech (Marruecos), dejó la vida en cada pelota.

Se planteó un partido con San Lorenzo esperando y con el Madrid sin hacer peligrar la valla de Torrico. Así pasaba el tiempo y la desesperación en los dirigidos por Ancelotti crecía porque se acercaba el entretiempo, hasta que un error en la mitad de cancha desembocó en la primera tapada del arquero azulgrana y un tiro de esquina.

Y de ese córner la apertura del marcador. Milimétrico centro de Toni Kroos con mucha rosca que cae en el borde del área chica y Sergio Ramos, el salvador merengue, cabecea al gol anotando el 1-0.

Más allá de la cachetada San Lorenzo no modificó el plan aunque, al comienzo del complemento, una serie de toques en ataque de los europeos dejó en soledad a Bale quien, con una ayudita de Torrico, puso el 2-0 en el tanteador. La cuestión se hacía muy cuesta arriba.

Si bien lo mejor del ‘Ciclón’ se vio con la desventaja y los ingresos de Romagnoli y Matos, aportándole frescura a una delantera que careció durante el certamen de iniciativa para crear opciones en el arco contrario, la figura de Iker Casillas se interpuso echando por tierra las chances de descuento.

Así las cosas todo se fue diluyendo hasta el pitazo final que consagró CAMPEÓN MUNDIAL DE CLUBES al Real Madrid.

La institución madrileña, tras este logro, pudo igualar la línea de Boca Juniors y AC Milan como máximos ganadores a nivel internacional con 18 títulos cada uno.

Un año perfecto para la Casa Blanca…

491 veces leída
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.