Lo tiene de hijo

Por Matías Pouso (Corresponsal LBD desde Junín)

El tandilense Juan Martín Del Potro venció al bombardero de Nebraska, Andy Roddick, en la exhibición que disputaron el viernes por la noche en la ciudad bonaerense de Junín por 6-4 y 6-2; 24 horas antes, «Delpo» había logrado la primera victoria en esta serie de desafíos por 6-2 y 7-5 en Punta del Este.

Hace poco más de cuatro meses, el ex número uno del mundo se retiraba de la actividad profesional al quedar eliminado del US Open a manos de Juan Martín Del Potro. La racha a favor del argentino siguió por estos pagos, con dos triunfos sin siquiera perder un set. Sin embargo, el resultado es lo que menos importa en este tipo partidos, el feeling y la complicidad con el público, sumado a un nivel tenístico de primer nivel hicieron de estos desafíos un par de shows que justificaron cada peso que los espectadores abonaron.

En Junín, como hace un par de semanas en Tigre, los encargados de preparar al público para el duelo entre los tenistas que ganaron el Abierto de los Estados Unidos en 2003 y 2009 respectivamente, fueron Batata Clerc y Guillermo Vilas. Los argentinos que más títulos ganaron en el circuito entretuvieron a un público que se acercó desde temprano al predio de la Sociedad Rural, y de a poco se fueron agolpando en el Estadio de la Cúpula que fue acondicionado para la ocasión.

Ya desde el calentamiento previo al partido principal se vislumbraba que estos dos cañoneros no escatimarían fuerzas a pesar de ser un encuentro amistoso. Volaban bombazos de un lado y del otro de la red, pero las tribunas estallaron cuando llegó el momento de poner a punto el saque. A medida que iban aumentando la potencia y la velocidad, los ball boys y los jueces de línea temían cada vez más por su integridad física.

Durante el partido la intensidad fue de mayor a menor, el primer set fue peleado hasta que el número 7 del mundo consiguió el quiebre del servicio de A-Rod. En el game siguiente con una seguidilla de aces cerró el set por 6-4. En la segunda manga ambos tenistas sacaron su mejor repertorio de showman, primero fue Delpo quien le cedió su lugar a un afortunado niño de la afición, luego de disfrazarlo de una “Mini Torre de Tandil” lo largó a la cancha para enfrentarse al gran Andy, quien luego de ser humillado con un drop por parte del joven buscó ayuda en las gradas.

Cuatro chicos le hicieron el aguante para enfrentar al “pequeño Del Potro”. Fue un momento divertido y de distensión que en los partidos por los puntos no se puede ver. Ese parcial terminó 6-2.

Cabe un párrafo aparte para el organizador Guillermo Marín, cabeza de la empresa Imagen Deportiva, la responsable no solo de la visita de Roddick, sino también de la de Roger Federer hace poco menos de un mes y próximamente de Novak Djokovic y de Andy Murray.

El actual número uno del mundo ya le dio su palabra al empresario de que a fines de año, o a principios del siguiente estará de paseo por estas tierras; mientras que las tratativas con el ganador de la medalla de oro en Londres están encaminadas, gran mérito de este excéntrico personaje que no solo le cumplió el sueño a miles de fanáticos, sino que también se los cumple él mismo en cada evento que organiza.

391 veces leída
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.