El «Rey» Nadal volvió en Montecarlo

Por Matías Pouso (Corresponsal LBD en CABA)

campeon-montecarlo-nadal-2016-2El español venció en la final de Montecarlo al francés Gael Monfils por 7-5, 5-7 y 6-0 tras 2 horas y 46 minutos. Igualó los 28 títulos de Masters 1000 de Djokovic y cortó una sequía de 259 días sin títulos desde que se impuso a Fabio Fognini en el ATP 500 de Hamburgo.

El Principado de Mónaco siempre va a ser un lugar en donde Rafael Nadal va a sentirse un Rey, ahí fue donde mordió su primer trofeo de Masters 1000 en el año 2005, y donde este domingo levantó el número 28, igualando a Novak Djokovic en el podio de los más ganadores de esta categoría.

En la centésima final de su carrera, el nacido en Manacor consiguió su título número 68 como profesional, y el 48 sobre polvo de ladrillo, quedando a tan solo uno de Guillermo Vilas, máximo ganador en esta superficie. Las nueve coronas de Rafa en Montecarlo, igualan sus conseguidas en Roland Garros, que sigue siendo el gran objetivo del año para el ex número 1 del mundo.

En la previa de la final de este domingo, el gran favorito sin atenuantes era Nadal por razones más que obvias. Nadie conoce mejor que él los recovecos de las cancha de arcilla y sobre esta superficie Monfils nunca había logrado arañarle siquiera un set en sus cuatro enfrentamientos. La carta que debía jugar el francés era la de su juego repleto de sorpresas y sin un guion predeterminado, tratando de agarrar a contrapié a Nadal.

Mientras el galo comenzó la definición pasando bolas, Nadal dominaba desde el control. Con un juego muy sobrio, el ibérico fue adueñándose de la situación poco a poco. Quebró dos veces el saque de Monfils (para 3-1 y 5-3), pero no consiguió defender ninguno de esos breaks.

7dc55ea391295813960f6a7067000592_tx600El francés subió una marcha y rescató con sus grandes zancadas algunas bolas casi imposibles. Pero todo lo bien que hizo para empardar el score, lo tiró al tacho entregando el set con varios errores conceptuales y una doble falta que le permitió a Rafa adjudicarse la primera manga.

A pesar de la fatiga claramente demostrada, el parisino resistió a partir del segundo set, impuso su derecha y castigó el revés de Nadal, que tuvo una escasa productividad de tiros ganadores (solos seis en la manga) y que bajó notablemente la agresividad con su servicio.

Así, a los tumbos, se repuso Monfils. Quebró para ponerse 2-1 e inmediatamente después para el 4-3. A pesar de la resistencia del español, la Pantera se impuso 7-5 y estiró la definición a un tercer set.

El sol ya había caído en Montecarlo, la humedad empastó la cancha y la pelota había perdido potencia, circunstancia que a priori no le beneficiaba al de Manacor, pero nada lo sacaba de su objetivo final. Era su definición número 100, la décima en el Principado, y la posibilidad de volver a elevar un trofeo mayor era demasiado tentadora.

Quebró el primer juego de servicio del francés y desde ahí, como una topadora, pasó por arriba los sueños de Monfils y, con un terrible drive paralelo, se encaminó definitivamente hacía su noveno título en Montecarlo, donde con 16 años levantó su primer premio grande. Ahora, 11 después, vuelve a festejar y a morder un trofeo que ya conoce de memoria.

Nadal-a-octavos-en-Montecarlo-700x394

421 veces leída
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.