La hora del balance

Por Gabriel Torres (Hockey Pista para LBD desde Montevideo, Uruguay)

La Argentina cayó en damas y caballeros ante sus pares de Canadá y Guyana en el cierre del Torneo Panamericano de Hockey Indoor que se llevó a cabo en Montevideo, Uruguay desde el 7 al 12 de abril.

Las damas primero

El seleccionado argentino perdió la final por tres a uno ante Canadá y de esta manera quedó fuera del mundial que se celebrará en Alemania 2015. Si se busca razones de resultado podemos decir que el partido fue para cualquiera de los dos equipos ya que luego de ir ganando el conjunto nacional por un tanto, Canadá lo dio vuelta y terminó ganando el partido.

Si analizamos el torneo en sí, la Argentina fue de menor a mayor buscando su mejor forma en un sistema de torneo que le permitía ver como jugaban los rivales para luego pelear con lo más fuerte en semifinales. El haber ganado a Uruguay por penales en la semifinal, le dio el derecho al conjunto argentino a jugar la final ante Canadá.

Lo que se puede decir a favor de nuestro país es el esfuerzo que pusieron jugadoras y cuerpo técnico para terminar en la final con la mejor cara del equipo. Si bien el trabajo que lo lleva al conjunto argento a esta posibilidad no fue el mejor debido a la poca competencia de peso antes de llegar al torneo, los resultados marcaron que un poco más de experiencia en la planificación de partidos antes de esta competencia hubiese dado mayores chances al conjunto nacional.

Chances de ganar una final que fue para cualquiera de los dos equipos que la jugaron. Ahora queda trabajar para que los sub 19 empiecen a aportar mayores cualidades técnicas y reforzar la estructura de un equipo nacional que tiene muchos años por delante para el desarrollo de un equipo de elite.

Los caballeros y el gran futuro

Rearmar un equipo de varones fue una empresa importante ya que luego del último panamericano que fue clasificatorio al mundial donde la Argentina quedó en el tercer lugar, toda la estructura fue haciéndose de a poco.

Con una planificación a mediano y largo plazo, que comenzó recién en noviembre del 2013, se hicieron concentraciones mínimas para lograr un equipo que pueda jugar con una idea de basada en la técnica.

Con estas armas se llegó a jugar un panamericano donde y al igual que las mujeres se fueron afianzando en el juego a medida que avanzaba el torneo. Su punto máximo de juego fue la conquista ante Canadá que luego resultara ser el equipo campeón.

Esa experiencia se podría haber realizado antes para que el equipo pueda entrar al torneo con un ritmo de juego más aceitado. La calidad técnica de sus jugadores permitió que el equipo puede jugar siempre al mismo ritmo debido a que era un equipo bien balanceado tanto en ataque como en defensa.

La seguridad de Garbuglia en el arco y también de Demonte cuanto tuvo que actuar en la misma función fue a las claras el reflejo del equipo. La mezcla de la experiencia de jugadores como Luna, Ferrante, Cid y González y la juventud de jugadores como Sosa y Denuncio, se amalgamaba en un gran espíritu colectivo.

Los delanteros sufrieron un poco las condiciones de la pista pero nada tuvieron que envidiar a otros equipos del panamericano ya que Leotta, Ayala, Ceballos y Espejo pudieron convertir goles. Es un equipo que tiene el futuro que se merece gracias al esfuerzo de grupo.

La gran apuesta será la cantidad de encuentros internacionales que estos jugadores necesiten para poderse seguir desarrollando como equipo. Por lo pronto luego de este panamericano, Argentina recibió la invitación para participar del cuatro naciones en Canadá en el mes de noviembre. Es una señal. El equipo va por buen camino.

413 veces leída
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.